31.3.22

El Trastero de la Reina

 

El Trastero de la Reina
Marzo 2022
Aeroplano 41

Cartel Original de Miguel Barnes
En este episodio, Aeroplano acomete uno de los acontecimientos más importantes de la historia del pop, una gesta hecha ya leyenda: De cómo la juventud británica pudo asomarse en los años 60 a aquella tormenta de sonidos que una década anterior puso en pie de pista a toda la juventud norteamericana. Los nombres de Lou Prima, Fats Domino, Ray Charles, estaban relacionados directamente con el viejo árbol del jazz, con la música folk angloamericana y con todas las variantes estilísticas que aparecieron a la sombra de Elvis Presley, Gene Vincent, Carl Perkins, Buddy Holly o el mismísimo Chuck Berry.

Gerry & The Pacemakers


Todos aquellos chicos británicos del 1956…57 se adornaban con peinados extravagantes empapados de gomina y brillantina… todos querían ser ya Elvis Presley. Con la llegada de los años sesenta Londres, Liverpool, Manchester, se llenan de clubs donde por unos pocos chelines los jóvenes británicos pueden disfrutar de las nuevas músicas llegadas del otro lado del Atlántico: el blues y el rhythm and blues. Pequeños sótanos o la parte de atrás de algunos cafés facilitan las sesiones históricas de los grandes patriarcas del blues y el rock inglés:  El Ram jam, el Flamingo, Kloos Kleec, el Marquee, allí se acercarán Alexis KornerCyril Davis o John Mayall, o lo que es lo mismo sus propias bandas míticas: Bluesbreakers (John Mayall), All Stars (Cyril Davis) y Blues Incorporated (Alexis Korner) asistidas siempre por jóvenes músicos que inmediatamente conoceremos en muchos casos liderando su propios grupos. Aeroplano titula El Trastero de la Reina, lo que guardaba escrupulosamente el Reino Unido en sus garajes, cocheras y sótanos callejeros mientras las nacientes y fulgurantes estrellas recién salidas a la fama, Beatles y Stones ya asombraban a medio mundo. Fueron los primeros sesenta, donde se dejaban caer por aquellos garitos londinenses tipos negros curtidos de blues hasta los talones como Big Bill Broonzy, o Big Joe Williams, siguiendo la línea ortodoxa de Muddy Waters, BB King, Robert Johnson o Elmore James… No les apreciaban mucho en sus estados americanos relegándoles siempre a un increíble trato racista cosa que no ocurría en Gran Bretaña, en Europa en general. Tipos como John Mayall acudían a sus shows también para seleccionar los muchachos que formarían su propio combo; The Bluesbreakers.

Herman´s Hermits
 No serán los sonidos que nos acompañarán en este capítulo de Aeroplano los de Los Beatles, KInks, The Who, The Animals… la intención es escarbar en aquellas formidables bandas que sin alcanzar la fama de los mencionados si fueron considerados la piedra filosofal del sonido beat creado en la barriada inglesa, en el pop que se escuchó en todo el mundo incluso por encima de todo lo creado esos años en Estados Unidos patrimonio mundial del Blues, por ejemplo. No, en El Trastero de la Reina se aferraban los grupos antes mencionados, pero también sus filiales cuya influencia les llegaba ya de sus propios vecinos inmediatos. Los de Manchester, Londres, Tottenham o… Liverpool. Mientras en América se inventaban excelentes canciones para voces y músicos profesionales, anónimos en los créditos discográficos, como Archies, Monkees…  en las barriadas británicas dabas un golpe a una papelera y caían como nueces formidables músicos poperos y grupos de colegas, nunca mejor definidos como… garajeros. De eso, precisamente de eso trata este capitulo de Aeroplano: El Trastero de la Reina, otro repaso a la historia, con: Tommy Steele, Cliff Richard, The Shadows, Alexis Korner, John Mayall, Gerry & The Pacemakers, Dave Clarke Five, Herman´s Hermits, Manfred Mann, Specer Davis Group, Donovan, Small Faces, The Yardbirds y The Pretty Things.



28.1.22

Nuggets, The Beginning of Psychedelic Rock

Enero 2022
Nuggets. Original Artyfacts From The First Psychedelic Era
Aeroplano 40

Hace 50 años un álbum nos cargó las baterías para el resto de nuestros días. Con aquella doble carpeta lo primero que llegó fue la sorpresa… existían ya un montón de ejemplares de vinilo con el formato elepé cuyas portadas, caratulas, nos mantenían siempre en guardia a la hora de un estreno: Rolling Stones, Beatles, Jimi Hendrix, Cream, Jefferson Airplane, Grateful Dead, The Mothers of Invention, etc… presentaban sus discos de una manera que parecía imposible no comprar una de aquellas copias aunque el dinero de un adolescente no estaba entonces para semejantes dispendios. Hace la ya estratosférica historia de 50 años el álbum Nuggets. The Beginning of Psychedelic Rock mantenía aquel altísimo nivel de espectáculo visual por lo que ya de entrada se toqueteaba el producto, con más curiosidad si era doble, y éste lo era. Porque no nos engañemos: que levante la mano quien no se haya comprado alguna vez un vinilo única y exclusivamente por la portada. Nuggets, el doble elepé de 1972 cumplía aquel requisito imprescindible de guantazo visual gracias a la pericia y buen gusto del diseñador Abe Gurvin, su autor.

Pero el doble álbum reunía muchas más sorpresas. En la contraportada de la carpeta, junto a los créditos del contenido figuraba una lección magistral del entonces reputado crítico musical Lenny Kaye (revistas Jazz & Pop, Crawdaddy, Rolling Stone y corresponsal en Nueva York de la británica Melody Marker), capaz de simultanear su labor como erudito de la reluciente música de rock que ya reinaba en la industria discográfica y en locales y grandes superficies con la muy estimable labor de grabar extraordinarias descargas guitarreras acompañando a la joven escritora y futura divina rockera Patti Smith, a la que arropó en su inicial y posterior y reluciente época dorada. Lenny Kaye, con Nuggets, quiso rendir homenaje en 1972 a un puñado de bandas alborotadas acreditadas hasta entonces con el siempre discutible calificativo de garajeros y que, precisamente por la edición de esta dupla discográfica pasaron inmediatamente a la posteridad, eso sí ayudados sutilmente por su escasa, o a veces sonada, repercusión. Con unas mini biografías puntuales y socorridas de cada uno de los grupos participantes en las caras interiores del doble álbum cedidas por las propias compañías discográficas la edición de este original artefacto de los principios de la era sicodélica, Nuggets, The Begginning of Psychedelic Rock, vendido a un chaval en 1972 por el entonces estratosférico precio de 2.400 pesetas supuso un paso adelante en los conocimientos y adoración eterna por la música de rock and roll. El tesoro acaba de cumplir 50 años y merecía mi más sincero reconocimiento por tamaña obra, más viniendo de un tipo como Lenny Kaye, crítico musical, productor y, sobre todo… guitarrista de la gran Patti Smith.

La traducción correcta de Nuggets sería píldoras o pepitas de oro o muslitos de pollo, aunque de todas las que se facilitan nosotros siempre hemos preferido la de perlas, auténticas perlas pioneras (años sesenta) de la garage music anticipo evidente del punk rock que llegaría en los setenta de la mano de Iggy Pop y Stooges o la Velvet Underground de Lou Reed.

Todos los grupos incluidos en este especial Aeroplano nacieron a lo largo de la tan fructífera década de los años sesenta y no llegaron a los años setenta. En 2012, el álbum fue remasterizado nuevamente, esta vez directamente de las mismas cintas que el lanzamiento original de 1972, con mezclas mono y estéreo. Disponible en formato doble LP y digital, esta versión incluía notas de lanzamiento actualizadas de Lenny Kaye


6.1.22

Ángel Mateo Charris retoma el nuevo 2022 con las mejores intenciones

 
1.1.2022

Sólo unos días, 365, para El Año del Gato (2023), ésa fecha señalada para los días que dejaremos de llevar mascarillas, de remangarnos los chaquetones para el estornudo inesperado, de asistir a cines, exposiciones. conciertos y librerías sin tener que disculparse. Todo ello reflejado en la astronomía vietnamita que indirectamente anunciaba un 2022 venturoso e ilusionante: ¡adiós al horror!.


Ángel Mateo Charris, el artista en su burbuja, sabe mucho de ilusiones y pretextos, de profecías y nosotros siempre esperamos su colaboración cada desperezo anual en STONE para celebrar tal manifestación de talento y oficio en la sutileza artística.
Gracias amigo por estar siempre presente en ésta cuartilla. Tu obra nos dignifica cada día un poco más.


29.11.21

 

Beatles de Luxe

Noviembre 2021
Beatles de Luxe
Aeroplano 39

Nada más edificante y placentero como hurgar en la madriguera de un ilusionista, de uno de esos que destacan, que sobrepasan la categoría del puro prestidigitador, del que excede tus límites de admiración. En la música pasa muy a menudo. Los ejemplos en la contemporánea son bastantes, bastantes no quiere decir que muchos…Desde luego en este capítulo no nos equivocaremos al haber elegido a un conjunto musical que pertenece a la categoría de bastante. Lo van a ser porque vamos a adentrarnos en unas cuantas composiciones que conformaron y constituyeron el fondo y estructura musical de uno de los sonidos más brillantes de la historia de la música moderna y todas sus variaciones, desde el pop más elemental hasta la psicodelia más deslumbrante pasando por el escandaloso rock and roll, el delicado intimismo de las baladas y hasta las denuncias sociales más atrevidas.

Sgt.Peppers Lonely Hearts Club Band
Estamos hablando de Los Beatles, claro, pero no obligatoriamente de sus éxitos más célebres, de su discografía más popular, más divulgada sino de la extraordinaria habilidad de sus músicos para la fascinación y el embeleso con pasajes musicales que se quedaron grabados en la retina de muchos apasionados devotos, de absolutos adictos a la beatlemanía. En este capítulo de Aeroplano escucharemos esos gestos creativos que les hicieron inmortales: armonías vocales e instrumentales insólitos, extremados refinamientos en los estudios de grabación, inocentes sutilezas del primer pop... No, no vamos a escuchar a Los Beatles más famosos, salvo excepcionalmente algún tema inevitable..., vamos a escuchar lo que Aeroplano ha querido bautizar como... Beatles de Luxe...

Lo cual supone un largo y... venturoso camino...


25.9.21

La Cara Oculta del Rock

Septiembre 2021
La Cara Oculta del Rock
Aeroplano 38

  

    Parafraseando el título de un viejo álbum del 73,
Aeroplano este mes rebusca en los rincones de la música progresiva
, valga esa expresión que habría que aplicar a cada una de las obras sugerentes que llegaban a nuestras manos como era la intención de muchos de sus creadores, convencidos de que acaban de lanzar el disco que cambiará nuestras vidas.

Rock Sinfónico, titularon otros críticos convencidos de que añadir un harpsichord (o sea, un clavecín), un mellotrón (o sea, cintas magnéticas de 8 segundos), o un Moog (teclado electrónico, sintetizador en definitiva, inventado por Robert Moog para volvernos locos unos meses tratando de saber que demonios era aquello) y aplicar tamaños descubrimientos a la música de Bach, Moussorgosky, Mendelssohn podría calificarse como una especie de fusión entre los Barbaros del Norte (los rockeros) y aquellas venerables deidades.

Otros músicos ya curtidos en minúsculos clubs de alterne jazzísticos aplicaron la metodología más cercana del género a su inspiración natural de recién llegados a la música alternativa llamada, pop o beat y de paso modernizar las costumbres.

Brian Eno
 Por eso hemos querido rendir tributo a quienes se atrevieron en  plenos años sesenta a  dar un paso adelante en busca de nuevos vericuetos musicales, hartos todos estos músicos recién llegados de tanto pop y tanto beat, al tiempo que echarle un guiño a uno de los mejores discos conceptuales de la historia como fue el Dark Side of the Moon de los británicos Pink Floyd.

La Cara Oculta del Rock pretende recuperar aquellos sonidos incorporados a nuestra escucha diaria del pop con creaciones singulares donde en muchos casos todo valía. Es cierto que de aquel impulso de modernidad también surgieron algunos oportunistas que fueron "descubiertos"  inmediatamente. Pero también es reconfortante haber tenido la oportunidad de tropezar, por ejemplo, con personalidades del calibre de Peter Gabriel, Robert Fripp o Brian Eno, por nombrar a los primeros que se me vienen a la cabeza. Sólo por ellos valía la pena intentar grabar esta selección de títulos que, así de pronto, se me antojan absolutamente imprescindibles.