7.1.20

Felices 20: Mateo Charris los retrata en Stone


¡Felíces 20!


Es un lujo para nosotros tener como guía e instructor al gran artista Ángel Mateo Charris. Cada año, cuando el mes de enero se despereza y se cuelgan los bolurrios del árbol navideño, aparece en el buzón el más bello de los regalos recibidos: la tarjeta de navidad de un autor de reconocido prestigio internacional. Es nuestro amigo Charris, un virtuoso del pulso, un estratega del color, un ilusionista y prestidigitador de ideas y emociones.
STONE está de fiesta porque acaban de empezar los felices veinte, aquellos que nos trasladarán de nuevo al Folies Bergére o al renacimiento del cine mudo. Sirva el regalo de Charris para festejar tanta dicha.

16.12.19

Especial Fiestas y Año Nuevo: Crosby, Stills, Nash & Young


Aeroplano nº 23
Diciembre 2019




Dedicado a las pausas y holganzas que ofrecen los tiempos de Navidad, sobre todo a la búsqueda de encuentros y carreteras, el podcast ofrece un abanico de posibilidades limitadas al extenso y brillante repertorio que reunieron en poco tiempo la banda de coros y guitarras de todo tipo que compusieron, ahora sí, ahora no, cuatro tipos con personalidades propias, definidas, antagónicas en alguna ocasión, pero siempre deslumbrantes llamados David, Stephen, Graham y Neil... Crosby, Stills, Nash & Young.

Un repaso a la cultura de la armonía vocal, a su peculiar rasgueo de guitarras acústicas, a su poderío (Stephen Stills) con la guitarra eléctrica y teclados y la influencia que ejercieron en bandas posteriores de idénticas intenciones. Igualmente a la atención que despertaron en músicos contemporáneos que no dudaron en colaborar en grabaciones y ediciones discográficas y en conciertos en directo.

Crosby, Stills, Nash & Young han sido más importantes que lo que las ventas discográficas informaron en su día, más influyentes que lo que su descolocada o atolondrada, biografía refirió. En éste podcast de una hora y media, suena todo lo imprescindible de su repertorio: sus inmediatos grupos anteriores, sus primeros temas, su irrupción en Woodstock (segunda vez que se reunían en público), las versiones de sus influencias más cercanas (Beatles, claro) sus apabullantes acústicos y su impresionante coro armónico a capella. Ni mucho menos lo mejor porque eso lo dejo a gusto de cada uno (pero casi, ejem).
Bienvenidos a éste vuelo navideño.

01 CSN. Carry on. Deja Vu 1970
02 CSN. To The Last Whale. Replay 1980
03 The Hollies - On A Carousel. Single 1967
04 The Byrds. Turn! Turn! Turn! (To Everything There Is a Season) Single 1965
05 Buffalo Springfield. Rock & Roll Woman. Buffalo Springfield Again.1967
06 CSN Wooden ships. CSN 1969
07 CSN Marrakesh express. CSN 1969
08 CSN. Suite Judy Blue Eyes. CSN 1969
09 CSN Guinnevere. CSN 1969
10 Neil Young. Harvest. Harvest 1972
11 CSNY. Find The Cost Of Freedom. 4 Way Street 1971
12 CSNY Woodstock. Deja Vu 1970
13 CSN Blackbird. CSN Allies 1983
14 CSNY Everybody's talkin' 1969
15 Manassas. Anyway. Manassas 1972
16 Stephen Stills. Old Times Good Times. Stephen Stills 1970
17 CSN. In My Dreams. CSN 1977
18 CSN Long time gone. CSN. 1969

24.11.19

Los Genios se divierten


Aeroplano nº 22.
Noviembre de 2019



En realidad podría calificarse al podcast Aeroplano de este mes como una modesta antología del desahogo de algunos artistas que hubieran traspasado el rasgo de meros creadores del pop, del blues, del jazz, del rock..., es decir de todo lo que resuena cada mes en Aeroplano. Gente como el director de la sinfónica de Louisville, Teddy Williams que se atreve con los rockeros de su tierra (My Morning Jacket) para elaborar un disco actual y especial, The Order of Nature o la recuperación de aquel encuentro navideño de Miles Davis y Prince, amor a primera vista entre los dos musicos, o de cuando el joven guitarrista Mike Bloomfield arriesga su prometedora carrera musical subiendo al escenario del Festival de cantautores americanos de Newport en 1965 para acompañar a otro joven, Bob Dylan, que con un par de bemoles sabotea la hasta entonces inmaculada imagen de aquel encuentro anual de música tradicional americana. Por no hablar de la increíble necrológica que significó para la eternidad aquella canción de Robbie Krieger (The Doors) sobre un asesino suelto en la carretera que resultó ser la última canción que grabó Jim Morrison antes de reposar para siempre en una bañera de París. O del viaje al carnaval del Mardi Gras que emprenden Dennis Hopper y Peter Fonda en la road movie por excelencia dirigida por el primero, Easy Rider. Aeroplano, y sus cuitas siempre pendientes.

Si a todo esto le añades las golosinas polifónicas propias de cada emisión del podcast, el regalo al oído ya esta cumplido una vez más.

Gracias por la audiencia.


20.10.19

CREAM y Los Rockeros


Aeroplano nº 21
Octubre de 2019



 La reciente muerte del batería Ginger Baker ha dejado una delicada sensación de amargura entre los aficionados al rock, los entrados en años con retranca evocadora o  simplemente cualquier percusionista con amor a la profesión. Baker fue una Locomotora Prairie en estado de excitación y desconfianza continua. Gastaba su energía dándole porrazos a los timbales mientras limpiaba la caja con el codo. Una maquina del ruido y un exabrupto al servicio de la música de blues al principio de su carrera y un showman venido a menos en el crepúsculo de sus días. Entre medias, el mejor batería de rock de la historia según los aficionados más clásicos o devotos  del género. Su despedida ha sido discreta en comparación con su vida de nómada pendenciero relatada escrupulosamente en el formidable documental Beware of Mr. Baker (Cuidado con Mr. Baker) de Jay Bulger, que se inicia con un garrotazo en la nariz de Baker a Bulger conminandole a que abandone la idea de editar el trabajo.
El podcast Aeroplano no ha querido pasar inadvertido este deceso y dedica unas coplas y palabras al que fuera batera de Cream (es posible que éste si fuera el mejor trío de blues/rock de la historia) y a la escucha de algunas bandas contemporáneas del grupo de Eric Clapton, Jack Bruce y Ginger Baker que todos conocemos y que han llenado de dinamita en reposo los principios fundamentales del programa: divertir, distraer a la par que informar.
Con Cream han compartido espacio gente tan curtida como Rolling Stones, Beatles, Eric Burdon, Jethro Tull o Ten Years After o menos conocidos como Steamhammer, Skin Alley, pasando por algunos entertainers siempre lúcidos como el siempre dispuesto Ron Wood (con The Faces), el trovador, luego rockero, Donovan Leight o el pundonoroso teclista de mil caras Brian Auger.
Un homenaje sincero al músico en reposo. También a la historia del blues.


5.10.19

En la muerte de Ginger Baker


¡Cuidado con Ginger Baker!

Un monumental documento sobre la vida del batería más espectacular de la historia del rock



- Padre, en realidad, en toda tu vida... ¿me has echado alguna vez de menos?
- No, nunca.

Esa respuesta, fría, tajante, demoledora, de Ginger Baker a su único hijo varón después de escarpados y esforzados intentos de búsqueda y celebrar el chaval su apasionado encuentro con el autor de sus días, define de una manera flagrante la personalidad abrupta y algo más que desagradable de quien se precia, y no va desencaminado, haber sido el mejor batería de rock.

Fuera de presunciones ególatras de Baker, yo siempre lo dije: “Cream ha sido la mejor banda de la historia del rock” (en efecto, desde que comenzaron a llamearme los colmillos en la música: ¡Lo tengo yo hablado con toda mi gente!). Aún con los años mantengo el proverbio: Si bien ahora lo hago tímidamente por aquello de los conocimientos y amplitud de referencias y, porqué no decirlo, la  mesura que otorga la puta madurez.
Pero, olvidemos prejuicios y arrumacos: Cream abrió el pastel. El blanco y el negro. El de aquel bombón -el blues- hasta entonces únicamente paladeado por los Watusi. Según la historia del buen blues blanco, el que surgió en el Londres de finales de los cincuenta y principios de los sesenta, Graham Bond Organization, Alexis Korner, Colosseum... Cream llegó a ser el compendio de todos ellos minimizado en un trío, un espectacular y arrollador trío que reunió al mejor bajista y cantante de la época, Jack Bruce, a un batería que parecía un mercancías bajando la cuesta de Chinchilla, Ginger Baker y a un guitarrista al que por entonces todos conocían  como Dios, “Eric Clapton is God”, decía el populacho (las pintadas en los muros de Londres también lo tenían hablado). Sirva como aval la anécdota sobre la primera pregunta que hizo Jimi Hendrix en el Café Wha? neoyorkino cuando le contrataron para instalarse en Londres: “¿Y podré conocer a Eric Clapton y a Cream?...”

Lo curioso de todos aquellos recuerdos de adolescencia es que cuando los españolitos nos quisimos dar cuenta Cream habían pasado a la historia. Más de uno que conozco, como me ocurrió a mi, nos quedamos alucinados con Cream ¡a través de su álbum de despedida!, Goodbye (1969). Fue lo primero que habíamos escuchado de ellos condensado en elepé; anteriormente sí, habíamos oído temas sueltos o en la radio... I feel free, el Crossroad, de Robert Johnson o el Spoonful, de Willie Dixon... la confabulación con su corta discografía oficial llegaría después (Fresh Cream, Disraeli Gears, Wheels of Fire...). Hablamos de una aventura de no más de 3 años (1966-1969) contando ensayos, conciertos y grabaciones. Fue suficiente.

Todo ello, la historia de Cream entre otras cosas, queda bien reflejado en el monumental documento que ha dirigido el periodista de Rollling Stone, Jay Bulger, Beware of Mr. Baker, sobre la vida y pasiones de Ginger Baker, el batería de aquel tren humanitario. Si Cream y sus componentes representaban la gloria en un escenario, en un estudio de grabación o en la vida de andar por casa Ginger Baker lo hacía en los vertederos del espíritu. La película es una triste, hilarante, a veces tierna, también aterradora visita a los fondos del comportamiento humano. Baker, básicamente, era un peligro, un personaje tetrapolar, valga el calificativo como método de impedancia dieléctrico para evaluar los mil vericuetos del cuerpo humano. Un jodido ególatra únicamente interesado en los próximos cinco minutos. Su enemistad y sus bofetones con Jack Bruce fueron proverbiales, así como sus innumerables y, a veces escacharrantes reencuentros. Bulger, o Baker en sus momentos lúcidos o asequibles, cuentan esa historia vital a lo largo de sus etapas desde aquel frenético Londres de los sesenta (Graham Bond, Cream, Blind Faith, GB Air Force) a Los Ángeles, pasando por Nigeria (su encuentro con Felá Kuti es mayúsculo), Italia, Sudáfrica, y (mucho) más allá.


Su adicción a la heroína de varias décadas supuso un largo camino para hacer de él una persona non grata. Esa antojadiza personalidad es desgranada a lo largo del metraje por la gente que le trató de cerca, Jack Bruce y Eric Clapton, desde luego, además de sus cuatro mujeres, sus tres hijos y como personas autorizadas en los tambores las aportaciones técnicas de bateras históricos como Charlie Watts, Stewart Copeland (siempre pensé que el batería de Police le imitaba descaradamente), Lars Ulrich (Metallica), Carmine Appice (Vanilla Fudge y un montón de grupos mas) y hasta John Lydon, de soltero Rotten, que pienso lo que tú: ése habla porque pasaba por ahí y porque al estar todo el día en la barra del bar sólo le consuela provocar y molestar (gracias Kortatu por el guiño).

Beware of Mr. Baker en cualquier caso es una delicia porque Jay Bulger sabe llevar el documento a un terreno ameno, divertido y francamente trabajado. Trabajado hasta el punto de soportar esperas continúas, cuelgues de lineas telefónicas, plantones, sarcasmos groseros, burlas y hasta un garrotazo en la nariz (no descubro nada, la película empieza así) porque cuando ya tenía todo el metraje rodado, Baker le prohibe al director americano, enérgicamente, que no saque a la luz toda su relación con los músicos y amigos ¿?... Bulger, lógicamente, se niega.
Muy bueno el título del film al hacerse eco el periodista del cartel que figura a la entrada de su última casa en Sudafrica: “Cuidado con Mr. Baker”.
De los veinte perros que tuvo ni hablamos.



Publicado el Viernes, 4 de abril de 2014 en Mas24, suplemento cultural del diario digital Asturias24

En la muerte de Ginger Baker

(Crónica de Fernando Navarro en El País)