4.2.11

Staff Benda Bilili, la emoción de la música

Trés Trés Fort 

Se anuncian como lo nunca visto en África, y parece cierto. Staff Benda Bilili, es un grupo de músicos callejeros, inválidos a causa de la polio, que viven en los alrededores del antiguo zoo de Kinshasa (RD del Congo) y se desplazan en unas sillas de ruedas tuneadas con aspecto de Harley-Davidsons para pobres. Sus canciones han sido el pasatiempo preferido durante el trabajo que realizaban como taxistas entre Kinshasa y Brazzaville, aprovechando la exención de impuestos autorizada por el Gobierno. Dos cincuentones, Ricky Likabu y Coco Ngambali, son los líderes de Staff Benda Bilili; su miembro más joven se llama Roger, tiene 17 años y se ha inventado un laúd a partir de un bote de leche en polvo, un trozo de red para pescar, cable eléctrico y un pequeño palo curvo de madera insertado en el bote.


BENDA BILILI! Promo from Trinity Films on Vimeo.

La filosofía vital de Staff Benda Bilili, que huyen de la mendicidad, consiste en no desfallecer: ser fuertes y sentirse orgullosos. Su música es una seductora mezcla de la clásica rumba congoleña con funk a lo James Brown, ritmos afrocubanos mezclado con rythm & blues y reggae. Los músicos, que se consideran los voceros de la vida cotidiana en Kinshasa, reflejan en sus canciones cualquier aspecto destacado de la actualidad congoleña, ya sea el aumento del precio de los alimentos o la importancia que tiene la vacunación de los niños contra la polio. "Porque la única discapacidad real no está en el cuerpo sino en la mente", dicen, orgullosos, en posición de guardia constante contra una enfermedad que, según la Organización Mundial de la Salud, aún afecta de manera endémica a cuatro países en vías de desarrollo, Afganistán, India, Nigeria y Pakistán. La tenacidad y no poca audacia ante las adversidades de la enfermedad son, sin duda, las primeras lecciones que transmite Staff Benda Bilili, cuyo nombre significa “mira más allá de las apariencias”.
La aparición de Staff Benda Bilili, revelada al mundo tras la visita que Damon Albarn y Massive Attack realizaron hace tres años a África con el proyecto Africa Express, ha encandilado al público occidental. "Valió la pena venir hasta aquí sólo para conocerlos", afirmó Robert del Naja (Massive Attack), conmovido ante la voluntad de hierro del conjunto congoleño, que grabó bajo un árbol apenas con ayuda de un ordenador portátil enchufado al motor del bar local.

El disco Très très fort desembarcó en el mercado occidental al calor del éxito mayúsculo logrado por Konono Nº1 y Kasai All Stars en la serie Congotronics (Crammed Discs)

Ls cineastas franceses La Belle Konoise han realizado un documental sobre el grupo que contará su particular historia con su propia música como banda sonora, que se estrreno con muy buena acogida en la pasada edición del festival de Cannes.