8.2.09

Occidente, por Monsieur Leve




Después del bellísimo poema romano titulado Rompehielos, de un barroco afrutado lleno de volutas y sorbos de agua fría, y un cremoso capricho de Bernini, el ya no tan joven Juan Carlos Gea (Albacete, 1964), reincidente en la belleza, nos ofrece Occidente (ediciones Trea, Gijón, 2008), su libro más reciente. Un largo poema fragmentado, de una madurez lírica asombrosa en el
que, con imágenes poéticas sin precio que rozan con sus alas a Valéry sin olvidar a Sarrión, ni a Benjamin "bajo el férreo costillar de los pasajes",
nos muestra la gran epopeya del mar, la debacle asustada, refugiada en la paz de los puertos, la ahora quieta bahía, y la ciudad en la que ahora vive, que nace del naufragio, de la fábula que el viento arrastra hacia el
interior. Y el ensimismamiento, desde la rada o la ventana, del poeta ante
la memoria de esa ciudad, guardada por las benéficas ballenas del invierno, balizada por densos arcoiris de petróleo, alumbrada por los destellos del faro, que cuenta para poder dormir mientras el Imperio va cayendo en el sopor. La cota más alta de toda la poesía albaceteña. Una aproximación definitiva a la maestría. Dante en el devastado purgatorio.

Monsieur Leve