2.10.10

Abycine. Diario del Festival. Viernes 1


Raul Navarro, Guadalupe Lancho y Samuel Martínez

Viva la Revolución

Raúl Navarro, el polifacético humorista mediático, se encargó de que fuera realmente Mat Dillon, la estrella de la pasada edición, quien nos introdujera en la ciudad que recibe el festival -como si no la conociéramos suficientemente-. Lo que pasa es que utilizó la chistera y el conejo, y el video-clip proyectado resultó ser una bufonada con gusto. A estas horas, muchos buscan ya ése vídeo para echarse una risas cada vez que tengan que hablar de Albacete. Para redondear la presentación, junto a la guapetona Guadalupe Lancho, sacó un cronometro con la intención de intimidar el discurso de los políticos, la administración, los sponsors al fin y al cabo, que se creen con todo el derecho a hablar en escena para resaltar que se preocupan constantemente del cine y del festival -vamos, que viven sin vivir en ello- como demostraron las ausencias de alcaldesa, concejala y diputada de cultura a ésta gala de inauguración. Otra broma con gusto de Raúl y aplaudida, que resultó eficaz ya que quieras o no los aludidos se cortaron un pelín en los folios que traían preparados y que, desde luego, nadie echó de menos.



De Caballeros
 En esto llegó Adrián Orr y soltó su corto De Caballeros, una jornada rutinaria de peluquería masculina, que enfadó a más de una chica del patio de butacas por aquello del machismo que lleva implícito ése tipo de tertulias. Lo hemos visto y vivido tantas veces, no sólo en el negocio peluquero, que ni nos damos cuenta que pecamos hasta que lo vemos en pantalla. En realidad, el corto de Adrián es una denuncia de ésas situaciones. Y eso que faltaban los calendarios de los talleres de ciclomotores. El cabreo femenino denunciaba al mismo tiempo la efectividad del trabajo del productor Samuel Martínez.



Cartel de Revolución
 La inauguración del Festival fue un homenaje al corto, porque la película escogida, Revolución, es un compendio de diez pinceladas de realizadores mexicanos en torno al centenario de Pancho Villa, Emiliano Zapata y sus huestes revolusionarias. Sin aparecer el tema central en algunos de ellos, el largo de cortos, valga la expresión, es una espléndida crónica del momento actual del cine mexicano, Destaca el impresionante trabajo de Rodrigo García (La 7th y Alvarado) y el escalofriante desasosiego de Amat Escalante (El cura Nicolás colgado). Este tipo de cine abstracto, en ocasiones, toca la fibra. Como en 30/30, el trabajo de Rodrigo Plá, con un nieto de Pancho Villa que no llega a decir ni pío en una serie de homenajes que le hace la administración local. Porque nos suena la historia nos escacharramos. Como la del palizón del trombonista (Fernando Eimbcke, La Bienvenida) que no llega a interpretar con la banda el recibimiento a... jope, otra vez, la administración local: Que gran invento, el cronómetro de Raúl Navarro.

2 comentarios:

Raúl dijo...

gracias por la crítica, y aquí tienes el vídeo: http://vimeo.com/15510687

Un saludo, majo!

ana navarro dijo...

;-) gracias Juan Ángel