9.7.10

Cabaret Ibérico, un espectáculo que consolida las mejores esencias del pasado





BIGAS LUNA REINVENTA EL CABARET

"Señoras y señores, bienvenidos a El Plata", anuncia ahora Carlos Blanco, el veterano e impecable presentador del viejo cabaret aragonés. "Les recuerdo -sigue anunciando- que ahora se puede comer y beber, y mirar por el agujero para ver lo que se cocina", un agujero en mitad del telón y ante el que se forma una civilizada cola. Bigas Luna, director artístico del local, conoce bien la condición humana y estimula el voyeur que todos llevamos dentro. Trescientas cincuenta personas cubren por completo el aforo del local. Despedidas de solteras, de solteros y celebraciones de bodas. Los móviles disparan sus flashes, los camareros se mueven con agilidad y la megafonía anuncia los cuatro pases de espectáculos que hay en la tarde-noche del viernes, más la sesión de discoteca hasta las tres de la madrugada. Se apagan las luces y la potente voz de Carlos Blanco comienza el pasodoble jota: "Soy de Aragón, la de los claros torrentes, con sus hembras sonrientes y sus mozos como el roble, orgullosos y valientes... Soy de Aragón, el crisol de la raza de España es mi pasión, como el fuego que quema mi entraña, no hay ocasión que a mi patria bendita no alabe, soy de Aragón...". El Plata abre sus puertas así a un mundo onírico, el que te transporta a una existencia que siempre ha estado a la vuelta de la esquina. En realidad, se trata de mantener la esencia, el buqué del viejo cabaret, pero en trámite de evolución. Esta es la fórmula que están utilizando Joaquina Laguna y Bigas Luna, propietaria y director artístico del Plata, para que la sala sea un éxito. Como hace décadas, las tres sesiones de los espectáculos, que incluyen shows picantes y estriptís se mantienen, pero ya preparan nuevos espectáculos y actividades infantiles y gastronómicas. E incluso en los próximos días inaugurarán una guardería para perros.

No sorprende nada de esta proposición viniendo de Bigas Luna, un personaje que aspira siempre a la leyenda: en el cine ya descubrió a la pareja de moda, Penélope Cruz y Javier Bardem cuando eran sólo aspirantes a actores, a Ariadna Gil o Jordi Mollá y ha sido premiado en Venecia y Cataluña por su labor como director y guionista; sus exposiciones han girado siempre en torno al sobresalto, como sus trabajos en el video-arte: una verdadera conmoción. Se empeña Bigas Luna, constantemente, en quemar etapas, en avanzar y crear, cuando en realidad, sus grandes pasiones siempre están al alcance de cualquier mano: La huerta, los animales, la tierra, el país.

"Si quieres ser feliz una hora,
emborráchate.
Si quieres ser felíz un día,
mata un cerdo.
Si quieres ser felíz unas semanas,
haz un viaje.
Si quieres ser felíz unos meses,
búscate una pareja.
Y si quieres ser felíz toda tu vida,
cuida de tu huerto". (Bigas Luna)

 El Plata es un café cantante con espectáculos de cabaret de Zaragoza, situado en la calle Cuatro de Agosto, 23, en la popular zona conocida como El Tubo. Fue fundado en 1920, con el nombre de «La Conga», en la época de moda de los tangos y en el que trabajaban 40 señoritas para atender a los parroquianos. El coste era de veinticinco céntimos la pieza, de los cuales quince céntimos eran para ellas y diez para la casa. El Plata se convirtió en un local social de referencia de la ciudad, pero aun así fue cerrado por la dictadura de Miguel Primo de Rivera, aunque reabierto de nuevo a los pocos meses. Al comienzo de los años 40 cambió de nombre a «El Plata» y comenzó a funcionar con el formato de café-cantante, con gran éxito de público y tres funciones diarias. La primera, denominada sandungueramente como «la de la boina», daba comienzo a las dos y media de la tarde. Lo «de la boina» va referido al público de la provincia, que no quería perderse la ocasión de ver lo que le enseñaban después de adquirir el último apero o de haber acudido al médico. Disponía la sesión de tarde de una clientela fluctuante y fija. La sesión de noche era la más «musijolera» de las tres. Empezaba a las diez y media y el ambiente era alegre y variopinto porque así lo «fabricaban» las artistas actuantes, algunas de las cuales permanecían en cartel durante larguísimas temporadas, como es el caso de «la reina de la casa», Mari de Lis. Por este minúsculo escenario con cuatro músicos detrás, desfilaron Encarnita Montoya, Luchi Pardo, Isabelita Conde, Luisita Teruel, Mayte, ...Y las hermanas Siboney y Esparza. Y las Castillo. Y «el negro Tonson»… La lista sería inacabable.
   
Pero el 3 de mayo de 1992 se cerró El Plata. Se inició entonces un proyecto de reforma y ampliación que se prolongó durante dieciséis años, hasta que, el 12 de junio del 2008, coincidiendo con la Exposición Internacional de Zaragoza de ese año, se reabrió. Desde ese día, en dos, tres o cuatro funciones diarias sale a escena el CABARET IBÉRICO de BIGAS LUNA, convirtiendo a EL PLATA en el cabaret más antiguo de Europa.

Para el director, al cabaret le precede una tradición muy afrancesada o alemana o de sátira política. "Pensé que sería un buen concepto inventarse el cabaret ibérico". En ese contexto, hay jotas, cierta ternura, ironía, desinhibición y desenfado. También mujeres desnudándose encima de la barra, estripers masculinos jugando con su falda escocesa, un robusto señor disfrazado de Pantoja y entregadas vedettes cantando La chica del 17, el mismo pegadizo cuplé con el que siguen levantando a la platea. "Hay muchas mesas de mujeres. Ese es el principal cambio con el viejo Plata", comenta encantado Bigas.

 El CABARET IBÉRICO cuenta con 20 personas en escena

- Cabaret Ibérico (Bigas Luna). Teatro de la Paz.
9, 10, 11 y 12 de septiembre.