29.9.08

Un buzo llamado Fernando Alfaro




Fernando Alfaro llega fresco como una lechuga a la entrevista, llega dicharachero, alegre y considerablemente cordial. Nada que ver con ése ser atormentado, aislado, en algunos momentos desesperado, como le describe alguna crítica nacional cuando le retrata, eso sí, apoyándose, todo hay que admitirlo, en la complejidad del repertorio de los para muchos inolvidables Surfin´Bichos y ahora inmortalizados tras el estreno de Buzos haciendo surf, la película de Rogelio Abraldes. Absolutamente nada que ver.

No me conocen, los míos son pensamientos y sentimientos universales. Desde luego no me considero una persona especialmente rara, aunque en cierto modo todos lo seamos un poquito. Simplemente tengo la facilidad de plasmar esas rarezas comunes en palabras o en música. Toda esa, llamémosle complicación, está en todo el ser humano que llevamos dentro. Solo que normalmente hay una tendencia a explicarlo de forma más tópica. Para mí eso no tiene sentido, utilizarlo con un lenguaje gastado, contar en una letra lo de siempre. Creo que es más real intentar buscar otras formas de expresión. La prueba es que la música y letras de Surfin´Bichos y Chucho le han llegado a un grupo de gente, razonablemente amplio, absolutamente normal.

Desde hace algún tiempo, parece como si se te viera especialmente feliz, una persona equilibrada, vital...

Creo que las personas tenemos una esencia que pervive, aunque fuera solamente por evitar el caos. Las cosas pueden cambiar, como es en mi caso a mejor, pero en los discos sigue notándose aún aquella persona. Uno no puede evitar cambiar y con el paso de los años vas cambiando tu situación vital. Claro que eso tampoco es gratuito. Yo si de repente ahora tengo una pareja estable, hijas, es porque siempre he tenido, a pesar de lo que se piense, el optimismo suficiente como para pensar que la vida merece ser vivida, incluso traer gente nueva al mundo. Por muy jodido que esté el mundo sigo pensando en la esperanza y que vivir merece la pena. Siempre lo he pensado. A pesar de las referencias al suicidio, autodestructivas, a pesar incluso de ser un poco autodestructivo en algún momento. Creo que todos lo somos alguna vez.



Lo que ocurre es que eso pueda llevar a equívocos o malas interpretaciones del personaje creado. Incluso se ha llegado a temer por ti

No estoy de acuerdo. No estoy de acuerdo con el hecho de que la música que yo hago sea tan maquiavélica. Es más bien amable. Tiene deseos de comunicación. Si fuera como la pintan sería más difícil expresarla. Si nuestra música es complicada sería, como diría Jean Genet, “ la cortesía del escritor con sus lectores”, o sea, no insultar su inteligencia y hacerles buscar un poco también algo de coherencia entre todos. “Amas lo desconocido”, de nuestro primer disco por ejemplo, es una canción pop, está diciendo cosas muy fuertes pero en una estructura pop que quiere comunicar. Eso sigue siendo igual ahora, quiero decir que esa es mi forma de ser, no soy un tío intratable, desagradable, creo, quiero pensarlo (risas). Nuestra música no pone barreras, es pop en el sentido de comunicación, agradable en el sentido del lenguaje. No somos ninguna banda de esas que se oyen `death´, ni nada parecido.

Lo que parece evidente es que tanto Surfin´Bichos como Chucho han llevado tu impronta, tu protagonismo...

Está claro que tanto en un grupo como en otro la raíz, el nacimiento de cada grupo, son mis canciones y los deseos de que gente determinada las haga suyas también y me quieran ayudar a llevarlas hacia delante. Esto no quiere decir que yo piense que componga mejor que ellos ni nada por el estilo. Mercromina (resto de Surfin´Bichos), son grandes por ejemplo, demostraron que son muy buenos músicos y compositores, pero en Surfin´ nacieron con ese sentido. Ten en cuenta que siempre me he rodeado de músicos con una gran capacidad, no solo como músicos sino como creadores. Mercromina lo hicieron y respecto a Chucho antes lo hicieron República Gorila o The Heretic, por no hablar de los fabulosos Créme Brulée, seguro que para algunos mejores grupos que Chucho. En cierto modo siempre he sentido cierta admiración por los músicos que han tocado conmigo.



Surfin´Bichos y Chucho, mucha tela para llenar la capacidad creativa de un músico...

En ese aspecto también he cambiado. En la época de Surfin´Bichos tenía más sensaciones de urgencia, la maquinaria también ha cambiado, se precisaba un disco anual y esas cosas. Ahora todos lo toman, yo el primero, con más tranquilidad. Eso ayuda a la madurez de la propia obra. Cuando tenga suficientes canciones haré un nuevo disco, nada de apresuramientos ni plazos. De la onda que tendrá, ni idea.

Eso está bien porque te permite ver las cosas con más perspectivas. Al fin y al cabo no solo están las nuevas canciones, están los conciertos, bueno los vuestros y los de toda esa gente importante que habéis visto en las grandes concentraciones donde os llamaron.

Bueno, a mi me repatea ir a este tipo de grandes concentraciones: Benicassim, Primavera Sound, porque no disfruto como antes viendo a la gente que me gusta. Estás tensionado y presionado por tu propio show y no te importa otra cosa. De todas formas, me gustó, en cuanto puesta en escena The Flaming Lips, su actitud en escena, su espectáculo y la forma novedosa de utilizar el lenguaje rock. Yo es que no comparto la actitud que se extendió mucho cuando el “boom” de los “indie” de autistas del escenario. La gente paga por ver un espectáculo, no por ver autistas con guitarras. Tocar en escena es un momento único, y nadie debe perderse esos minutos de gloria que uno disfruta, aunque lógicamente nadie está libre de pecado y el que más y el que menos puede tener una tarde chunga.

Buzos haciendo surf. Estrenada el 27 de septiembre en Albacete
El film tiene una duración de 1 h y 40 minutos, ha sido dirigido por Rogelio Abraldes con guión de Gabriel Molero, Rogelio Abraldes y Carlos Valcalcer y producido por La Nube Studio
La cinta retrata la reunión del grupo durante sus últimos conciertos en el año 2006, después de 12 años desde su separación, a parte de la gira su primer manager Manolo Rock y críticos musicales como Jesús Ordovás, Santi Carrillo o Julio Ruiz hacen su aparición en la cinta.