1.1.14

Chick Corea, vuelta a la vigilia


En su nueva obra el pianista rescata los sonidos de Return to Forever



Incluido Stanley Clarke, que anda como músico invitado en esta especie de flash-back que el pianista de Massachusetts ha paseado durante el pasado año por medio mundo. Corea se encuentra en forma, con un impecable aspecto fisico y echando mano, fiel a su estilo, de la familia (mujer -Gayle Moran- y suegra) integrándola tambien en la fiesta. The Vigil es su nuevo espectáculo, que consiste como mayor novedad en recuperar la memoria de aquella banda inolvidable, Return to Forever, intento que han repetido en los ultimos años viejos integrantes del grupo como Clarke y el batería Lenny White . Con ellos, con Return to Forever, empezó la gran aventura del jazz electrónico (algunos le llamaron jazz-rock) en los setenta del siglo pasado, peripecia iniciada un poco antes por Miles Davis, del que Corea supo cuidar apuntes. Ahora, después de tanta vicisitud y tanta experimentación (y tantos años) le ha venido la morriña.
The Vigil suena vigoroso, tanto en disco como en vivo (existen los documentos de Vitoria, Vienne, Brno...), impecablemente sonorizado con músicos que suplen con solvencia los papeles antaño interpretados por Joe Farrell,  Bill Connors, Airto Moreira,  Al Di Meola y hasta si se me aprieta Paco de Lucía, que aunque no figuró nunca en la banda sí se incorporaría poco después a las formaciones habituales de Corea.

Tim Garland (saxos tenor y soprano, clarinete bajo y flauta), Charles Aura (guitarras), Hadrien Feraud (bajo), Marcus Gilmore (bateria) y los invitados: Pernell Saturnino (percusión), Gayle Moran Corea (vocal), Stanley Clarke (bajo) y Ravi Coltrane (saxo) componen el elenco del disco y en su mayoría de las giras efectuadas a lo largo del año que acaba. Recuperar aquellos sonidos (y casi la portada del Romantic Warrior) en perfecto estado de revista es como recuperar años y las propias correrías de cada uno. Un chute, necesitado, de aire fresco.