1.4.13

Los músicos de la ciudad. Antonio Fuentes.




Buenos. Son buenos. Antonio es uno de ellos. La mirada felina del afilador de notas. Observación, tacto y ataque. Son muy buenos algunos de esos músicos. Podrían estar a muchas millas de aquí, pero han preferido quedarse para no quedarnos solos. Aunque sólo fuera por eso (no están los tiempos para excursiones) habría que agradecerlo no fuera el caso de encontrar nuestros rincones vacíos y desangelados. No es el caso. Antonio es de los grandes y lo tenemos cerca. A la vuelta de la esquina. Sentado en el sofá de Ray Davies, mirando de reojo nuestro alimento musical diario. Durmiendo junto a la manta, en la terraza, en el filo de nuestra ventana. Como si no estuviera, pero está. Vaya que si está. Y si le das algo de Django Reindhart lo tritura de un bocado. Pues eso, como estar por casa. No, no se irá.