17.5.11

Lalata, ésa revista de arte





Todo es de color. Es la estética del Ultramarino. Y todo es arte. Y participación. Colorantes, conservantes, impresiones, objetos personales, souvenirs, objetos terribles, primeros auxilios, todo en una lata; No, todo en una revista. Bueno, las dos cosas: en una revista que es una lata.


Manuela Martínez y Carmina Palacios son dos avispas contraculturales que han querido jugar con la vida doméstica restaurándola en arte. Llevan el gen del gnomo escondido en alguna parte de sus visceras y no estoy seguro que éstas no sean de hojalata. En realidad, ellas lo que están buscando desde hace diez años, juntas siempre, que monas, es empotrar el MoMa en un bote de sopas Campbell, pero sin efluvios Warholianos, sin tontunas ni clichés establecidos. Llevan tiempo pegando la barrila a los artistas para que hagan obras que quepan en un pequeño recipiente que no es otra cosa que una lata, una vulgar y raquítica lata. Y, ése es el mérito, que les convencen y convierten por arte de birlibirloque a la modesta lata en doscientos cincuenta objetos de culto y contemplación. Bingo.



Lalata Revista, según cuentan las perturbadoras mozas, es un contenedor de objetos artísticos que se sirve de una lata de uso alimenticio para su distribución, cada serie ha sido realizada a mano por cada artista con lo cual no hay una revista igual a otra; exigen un escrupuloso control de calidad, tanto en su envasado así como en la producción de todos los objetos y en su correcta y esmerada distribución a distintos puntos del mundo artístico desde Albacete. Así, puede encontrarse en diversas bibliotecas de centros de arte, tiendas de museos y en librerías especializadas. Su peculiaridad, en fin..., su otra peculiaridad además de la ídea original, es que cada número aborde un tema monográfico y habría que ver cada uno de los objetos incluidos en el número dedicado a los "primeros auxilios", por ejemplo, teniendo en cuenta que, como es natural, a los artistas no les salen doscientos cincuenta, trescientos, objetos iguales. El resultado por tanto es excepcional, el ingenio absoluto y el resultado, en cada revista, es una pequeña obra de arte que a estas alturas figura como fondo ornamental en su admirado Museo de Arte Moderno de Nueva York, la Fundación Antonio López, habiendo figurado en las vitrinas del Reina Sofía, ARCO y Estampa en más de una ocasión, por no nombrar el resto de su escaparate. Lalata no es una revista literaria convencional mantiene una periodicidad semestral, además de un número limitado de ejemplares. Está sujeta a cambios de formato y etiquetado según tema y número de participantes, pero siempre su contenedor será un envase de conservas cerrado herméticamente.


Carmina y Manuela en ARCO

Manuela y Carmina rien ante la sorpresa de todos. Se divierten y explotan sus títulos en Bellas Artes de la manera más práctica: enseñando a las nuevas generaciones y fabricando latas de berberechos transmutandolos en ninfas de primavera. Yo también quiero ser artista.


Para conocer la revista mejor dispara aquí.