9.1.11

Como piedras rodantes

Comencemos el año como dios manda.
Con un grupo de amigos interpretando un manifiesto al buen gusto. Son piedras rodantes que recuerdan el chinarro de los días, ése que permanece y permanecerá hasta el resto de nuestra vida. El que se impregna en la piel y convive con nosotros. Toño Atiénzar, por ejemplo.



Imágenes cedidas por Noé, el de la cerveza en la barca.