10.6.09

Interacciones. El triángulo ordenado

De izquierda a derecha Silvia Molina, Lucía Gómez y Marga David. Foto: Ziugy

Éste jueves, día 4 de junio, el Centro Cultural de la Asunción abre su portón en el Callejón de las Monjas a una experiencia conjunta de tres artistas a las que la providencia quiso unir en técnicas y conceptos dejando para un mes, junio, y un año, 2009, que ése nexo creativo tuviera su punto de encuentro.
Lucía Gómez comprendió el grabado desde siempre. Lo trabajó en su estudio hasta ganar un dominio suelto y caprichoso, llegando a un cierto embaucamiento cuando lo aplicó a las formas extrañas del bosque. Soltó colores y ambientes embrujados y disfrutó al ver que Silvia Molina venía trabajando en prácticas similares, aunque en su caso dándole más libertad a los pinceles. A Silvia le ponen las ramas crispadas, los garabatos imposibles que aparecen del tronco estremecido, el juego de imágenes aplicadas. Cuando descansa de ello le viene un tormentón. Marga David es dada a la escultura, aunque también va sobrada en cerámica. Como a sus compañeras, la experiencia y la práctica le han llevado a la travesura, en su caso al esmalte descriptivo, al modelar antojadizo de la hoja y el tablón extraviado. Siempre el bosque, en todo caso el árbol. Diego Gómez insiste en ello, el triángulo, en la presentación del catálogo: árbol, hombre, obra/ madera, tierra, metal...Lucía, Silvia y Marga, el triángulo ordenado. Recomendada



El Brillo de los Días. Publicado en el diario La Verdad de Albacete. 31/5/2009.