1.5.09

Campos de Fútbol Remixed

Es un claro, modestísimo y vaya por dios discreto homenaje a mis admirados José María Rosa y María Bleda. Después de comprobar que la tierra se come el campo (de fútbol) con los años, después de quedarme sorprendido por aquel arrebato de lirismo, originalidad y sinceridad que el paso del tiempo sentenciaba en aquellas fotografías (joder, ése paso que ya empiezo a sentir en la memoria) no pude por menos que disparar mi pequeña Olimpus en aquel abandonado bancal que observaba en Espasante, junto a Ortigueira, en un brindis a los artistas que me descubrieron que la sencillez puede alcanzarse a través de un simple disparo y hacerlo arte.