2.11.08

Olvido García Valdés

ten,
en esta garrafa hay agua limpia,
por si toma moho la del corazón.

de Ella, los pájaros, eso es un título.
La propia escritora asturiana se excusó por hacernos ir un atardecer de viernes a escuchar sus poemas. Todo lo contrario, pensé, no hay mejor modo de terminar una semana laboral que el repiqueteo del espíritu. Los recita con voz de confitura y su comprensión es nítida y el momento evanescente, convirtiendo la fría estancia vespertina, así son los centros universitarios, en un parque canadiense. Olvido García Valdés estuvo en Albacete el pasado 17 de octubre, recitando su poemario y logrando una complicidad sólo al alcance de quienes transitan sobre nosotros con el bullicio de una obra sincera, sencilla. En ése concepto, sus logros, Premio Nacional de Poesía en 2007, premio Ícaro de Literatura, premio Leonor de Poesía, es un reconocimiento velado a la dignidad del lector. También al trabajo de los Poetas de la Confitería, Valentín Carcelén, Arturo Tendero, León Molina... artífices de su presencia.