30.11.08

Graham Foster, viejo ladrón de blues


Ya no los roba, eso lo hacía cuando callejeaba en Londres con sus viejos amigos de barrio Eric Clapton y Jimmy Page. Crecieron y se intercambiaron acordes juntos. Qué forma de chiquillear. Qué envidia tener colegas de ése calibre: Te cambio una postura-cromo de Skip James por ésa de Robert Johnson. Luego los niños se hicieron adolescentes y pasaron a la camada de John Mayall, papá blues. Vaya, eso es evolucionar. Cuando papá se puso pesado con sus caprichos cada uno se fue por su lado e Inglaterra destapó el tarro de las esencias presentando la mayor y mejor generación de guitarristas jamás conocidos en el llamado blues blanco. Graham Foster no andaba lejos.

El largo camino de formidables bandas y estupendas colaboraciones que emprendió entonces resultó ser toda una vida dedicada a los conciertos, grandes y pequeños y a los conocimientos, más grandes que pequeños. Foster fue el guitarrista con el que Etta James se presentó una noche de 1983 en el Jazzfest de Berlin, justo minutos antes de que lo hiciera Miles Davis. Cansado de tanta estrella y tanto ir y venir (el viejo Graham es lobo perezoso) descubrió la costa levantina, y aparcó creo que en Gandía, no estoy seguro, en cualquier caso en la relajante e invernal bahía mediterránea. El reposo de Aragón, príncipe de la Reina Strato.

A mediados de los noventa, una noche de frío navideño en Albacete, Graham Foster, al que había conocido unos años antes en esas jaranas que se originan siempre en torno al mundo de la radio musical, precedía a Javier Vargas y su banda en la sala Guitar Club. Por aquel entonces Javier tenía más cartel que el propio Foster en España, no olvidemos que el británico andaba escondido en algún garito de la costa y se prodigaba poco en las discográficas y sus listeos. Se me ocurrió que juntarlos aquella noche en el escenario sería la bomba. Se lo dije a los dos guitarristas y no hubo ninguna pega por parte de ellos así que Graham y yo nos limitamos a esperar a que Vargas terminara su actuación y en los bises de éste sacaríamos el cañón. "Nos tomamos una birra mientras", dijo Graham. Javier Vargas es que cuando caza una guitarra no hay quien se la quite y alargaba una y otra vez su show, las cervezas también porque llegado un momento Graham quiso irse a la cama y a mi no se me ocurrió otra cosa que entretenerle a base de cebada de la buena. Al final, cuando Foster subió al escenario lo hizo tambaleándose, pero yo no se que tienen esos británicos que aguantan lo que les echen. Efectivamente, aquello fue una duelo a muerte entre los dos guitarristas, salvaje, fantástico...inolvidable. Nadie se movió de la sala. Un concierto épico.

Memorias de la Factoría Foster:
una lista de nombres del blues o del rock que en algún momento han tenido que ver con la vida de Graham en el escenario o en su amplia discografía: su hermano Malcom Foster, (The Pretenders, Simple Minds), Robbie McIntosh (guitarrista de Paul McCartney y Norah Jones), The Kinks, Gary Moore, Savoy Brown, Rocky Sharpe and the Replays, Alison Moyet, Country Joe McDonald, Etta James, Oasis, Rory Gallaguer, Judas Priest, Meatloaf, Manfred Mann, Mick Taylor...

2 comentarios:

Narci dijo...

Graham Foster es de esos grandes músicos que no por ser menos conocidos dejan de ser de lo mejor que se puede escuchar. En Villamalea tocó tres veces, con el grupo Major Blues (el bajista y el batería también se salían, que cracks), y luego en Madrigueras, en el aniversario del garito de un amigo fue a tocar, y se tiró encima del escenario toda la tarde y toda la noche, hasta la hora de cerrar. Lo dicho, un monstruo.

juanjo dijo...

Una noche en el "Nido de Arte" coincidimos viendo a Graham.Es fácil situar en el tiempo el evento.Al final de las más de 2 horas y media de actuación tuvo un recuerdo para Irak, que estaba empezando a ser bombardeada por las tropas de la coalición orwelliana.Tocó a renglón seguido "Imagine", no sé si en último lugar.Y yo fui feliz, como me ocurre cada vez que escucho tocar a Mr. Foster.
Hay gente que no lo entiende:mejor mil veces Graham Foster en un club de Albacete que U2 en Maracaná, con permiso de Edson Arantes do Nascimento.
Gracias, JAF